Kiraya´s

Un blog más

Ya en 2009 carecía del derecho a asistencia sanitaria. No es nuevo.


Recientemente encuentro menciones respecto a la reforma sanitaria que, según parece, nos deja en la estacada, más tirado cuantos menos recursos tengas. Por mi parte, conocí la experiencia antes de la reforma. El nuevo problema no es perder un derecho que nos parecía constitucional si no humano -algunos ya carecíamos de él, sin saberlo-. Obviando la cuestión del copago, el nuevo problema creo yo que es los detalles, la aplicación de la restricción de ese derecho a recibir asistencia sanitaria y para todos por igual. Algunos no lo teníamos, y sin embargo éramos atendidos y recetados igualmente. Disfrutábamos efectivamente de un derecho del que carecíamos, por eso es difícil que uno sepa que no tiene el dicho derecho. La efectividad del no derecho es nueva, entonces. Teníamos tarjetas sanitarias que nos garantizaban asistencia, pero no nos las estaba dando el Estado, sino las CC.AA. Una forma de encriptar el problema, que estalla ahora con toda nitidez y que, además de caminar desnudo, crece y se enriquece sin tomarse la molestia de esconderse tras código alguno. La falta de un derecho que apreciamos como imprescindible, nos escandaliza porque es demasiado grave. Es un paso importante en el camino hacia atrás, el de la negación de derechos que, según fuimos educados en esta nuestra sociedad igualitaria, entendemos como vitales, imprescindibles y/o innegables. Y sorprendentemente, se pueden negar. Otra vez.

En resumen, digo que yo (y los demás no sé qué tenían o qué no) carecía del derecho a asistencia sanitaria, pero sí la disfrutaba, es más, en el caso de Galicia, carecía del derecho de asistencia sanitaria en España, pero lo tenía en Galicia. Así de extraño, contradictorio y absurdo.

¿Qué opino al respecto? Que es andar hacia atrás. No se puede tener semejante cantidad de parados, semejante cantidad de familias al borde de la sintechidad, y plantearse el copago en algo tan básico como la sanidad.

Hace unas semanas hablaba con mi amiga Marta sobre el tema y comparaba con Inglaterra. El sistema español no puede adoptar la forma del inglés. Hablábamos en aquel momento de las recetas y su gratuidad. Hasta donde yo sé, que no es mucho, en Inglaterra pagamos todos y todo en circunstancias normales. Pero pagamos siempre lo mismo. Así la pomada para el sarpullido cuesta lo mismo que la inyección para el asma, y es asequible para todo el mundo. Además, si tu médico decide que necesitas tres tabletas cuando viene una por caja, puede poner las tres en la misma receta, y al parecer -y solo al parecer, que no me fío de mi fuente y no he contrastado- pagarías por las tres lo mismo que otro cuyo médico le está recetando solo una. De esta forma, los crónicos no pagan tanto más.

A esto se suma la sensibilidad general hacia los males ajenos. Cuando uno no tiene trabajo, le pagan para que sobreviva. Cuando uno vive en una casa demasiado cara para su salario, el estado le da dinero para que no tenga que mendigar (supongo que bajo según qué circunstancias). Cuando uno tiene hijos, tiene derecho a más dinero para mantenerlos, y hasta a vales de descuento en ciertos alimentos básicos (bueno, ahora con los recortes, si uno de los tutores gana más de, así a ojo, £44.000 al año, entonces pierden la ayuda por el hijo). Cuando uno es mayor, tiene una pensión sí o sí, descuentos en transporte y seguramente, en caso de dependencia de algún medicamento particular, le darán dinero para medicinas o alguna otra ventaja.

De esta manera, el sistema de paguemos todos un poco y compensemos las medicinas de unos con las de otros, me parece muy bien. Estoy totalemente a favor de la idea. Y sí, ya me ha tocado pagar un precio abusivo por un medicamento que no lo valía. Pero me da igual, eso hace posible que otros puedan costearse medicamentos carísimos que, de otro modo, serían imposibles para sus bolsillos.

¿Por qué no podemos pensar en algo así para España? Porque en España la gente está muerta de hambre. No pueden pagar sus casas, dependen de la pensión del abuelo para sobrevivir. El Estado no te da dinero para que sigas existiendo y para asegurar una cierta dignidad, ni te paga semanal o mensualmente por cada hijo que tengas y hasta su mayoría de edad si tu salario es inferior a 45000€ anuales… No, el Estado te paga a cambio de un sudor previo, ni será una cantidad acorde a tu situación familiar (por ejemplo, si tienes 5 hijos cobrarás más que si tienes uno), y tampoco te pagará para siempre, no, eso se acaba. Ahora que la disponibilidad de saunas y sudaderos es escasa, no se puede garantizar a nadie que vaya sudar el tiempo mínimo necesario para que le paguen si, por desgracia, se ve obligado a dejar de sudar. Siendo así, no nos sirve un sistema que obliga a todo el mundo a pagar por las medicinas, porque no todo el mundo se las puede permitir.

Mi amiga Belén compartía en FB una opinión de EQUO al respecto y eso me recordó mis cábalas previas a la emigración. No es la primera vez que me ocurre -lo de recordar esas cábalas- así que decidí traer a este nuevo blog mío aquellas anécdotas, que se quedaron en un blog familiar el cual no voy a enlazar por respeto al pudor ajeno.

En próximas entradas, viejas historias.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Geography Blog

Un blog más

Hablando solo

¿y tu que haces por aqui?

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

Incontinencia Verbal

Just another WordPress.com weblog

historias para no dormir

Just another Wordpress.com weblog

Respuestas Habituales

Sólo otro sitio WordPress.com

MiDimension

Un blog más

Xataka Ciencia

Un blog más

Calle Melancolía

Un blog más

Un blog más

UNA DE RIZOS...

Un blog más

M&M&M's Trip

Las aventuras de tres españolitos en UK

A %d blogueros les gusta esto: