Kiraya´s

Un blog más

¡¡Nos vamos!! La Odisea I


LA ODISEA I. Familia de formularios E-303

Internet es un gran invento, uno puede encontrar ahí toda la información que necesita… y también toda la que no necesita y unas cuantas altas dosis de desinformación. Esto es terrible, pero tendemos a asustarnos más de un coco de cuya existencia no tenemos constancia, o del hombre del saco al que nunca hemos llegado a sufrir.

Diría que todo comenzó la semana pasada, pero sin poner la mano en el fuego porque lo del paso del tiempo, ya no sé muy bien cómo va. Hay días eternos, noches eternas, horas eternas, segundos más eternos… y todos los mismos, también los hay efímeros… con tanto ir y venir, yo ya ni tengo referencias ni percepciones de tiempo.

Nuestra actividad recopiladora de información no fue inútil hasta que topamos con el CAISS (Centro de Atención e Información de la Seguridad Social) de San Pedro de Mezonzo, pero esto ya forma parte de “La Odisea. Suicídese quien aún pueda”.

Intentando averiguar cómo solicitar la exportación del paro, descubrimos interné-mente a nuestra querida familia de formularios E-303, que uno ha de pedir y presentar en el SPEE-INEM de la ciudad donde vive o la que le toque. También es ahí donde te explican todo el proceso, que, como de costumbre, es un poco rollo, pero por si a alguien le interesa: los formularios E-303 y allegados hacen posible que te lleves tu prestación por desempleo (comúnmente conocida como “el paro”) a otro país de la UE. El país destino te pagará la pensión, pero pedirá cuentas a España. Desde que sales de España, tienes 7 días para inscribirte en un centro análogo al INEM y tienes hasta 3 meses de “paro” que puedes cobrar. Uno de los formularios esos sirve para que si al cabo de los 3 meses no consigues trabajo fuera de España, regreses sin perder la pensión; si no regresas, la pierdes igualmente. En el mismo sitio, te darán también el formulario para que te cuente en España lo que has cotizado en el otro país.

Decidimos empezar el día haciendo cosas más asequibles y que podíamos encontrar en Arteixo: bancos y cajas… Sí, opinábamos que antes de irte a otro país por tiempo indefinido con un límite máximo de “para lo que te queda de vida“, era conveniente deshacerse de las cosas inútiles y unificar en la medida de lo posible. Si podíamos depender de una sola entidad bancaria, mejor que depender de dos.

Tras pasarnos media mañana de banco en banco para ver si alguno nos ofrecía algo más chuli que el anterior, al fin nos presentamos en el SPEE-INEM de la Avda. del Ejército nº 12-14, Planta 2, como indicaba interné… allí descubrimos que no era la planta 2, cosa que acogimos con un bufido, pero no con sorpresa. Sin embargo, aunque la planta 2 era la de registro y  el segundo paso que teníamos que dar, no nos hicieron sufrir mucho, el proceso se iniciaba en la planta 1, no en Australia, el Centro de Asistencia a Terrícolas desde Andrómeda o en algún lugar que a día de hoy es un cine, un museo o un parque… Por una vez “aquí no es” se aparecía como una insignificante imperfección del camino, no como el abismo insalvable o el muro infinito.

Nos atendió Sara, y aunque sepamos su nombre, nos atendió directamente, no por teléfono. Supongo que cuando te atienden cara a cara, ya tienes eso, una cara. Por teléfono no, así que tienen que identificarse, para que puedas amenazar con “me quedo con tu nombre“. El otro ya es terrorífico de por sí, porque a “me quedo con tu cara” solo le falta “te voy a partir las piernas“. Como sea, nos atendió directamente y además tenía nombre, 2×1.

Sara fue amable, nos ofreció asiento casi inmediatamente, se expresó dedicándonos el tiempo suficiente y sin provocar la frecuente sensación de “acabemos con esto, que pase el siguiente”, increíblemente disponía de tiempo para atendernos -siendo nosotros ciudadanos y estando ella en un puesto de atención a los mismos, ¡¡asombrosa correspondencia!!-. Nos aconsejó postponer la solicitud de traslado de la prestación para evitar problemas, cosa que nos dejaría pendientes aún del asunto, pero a ella también, no quedaríamos despachados, y aún así, hizo lo que consideró más beneficioso para nosotros, no para su hora del café. También nos dio un teléfono (o dos) al que llamar si nos surgían dudas o si necesitábamos recordar el rollo patatero, y nos facilitó 3 nombres, uno el de ella, para saber por quién preguntar en caso de dudas.

Total que, a pesar de recibir una atención atenta y de que alguna inteligencia superior repartió las oficinas colocando la de solicite el papel justo debajo de la de entregue el papel, no dejamos este paso terminado en el día, ya que convenía entregar los formularios cubiertos lo más tarde posible, y eso, señores, no es el último momento, es el que viene después.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Geography Blog

Un blog más

Hablando solo

¿y tu que haces por aqui?

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

Incontinencia Verbal

Just another WordPress.com weblog

historias para no dormir

Just another Wordpress.com weblog

Respuestas Habituales

Sólo otro sitio WordPress.com

MiDimension

Un blog más

Xataka Ciencia

Un blog más

Calle Melancolía

Un blog más

Un blog más

UNA DE RIZOS...

Un blog más

M&M&M's Trip

Las aventuras de tres españolitos en UK

A %d blogueros les gusta esto: