Kiraya´s

Un blog más

¡¡Nos vamos!! La Odisea II


NOTA: En el bloque de categorías del blog se encuentra una llamada “¡¡Nos vamos!!” desde donde se pueden localizar todas las entradas que componen esta historia.

LA ODISEA. PARTE II

“Justo cuando encontré las respuestas a la vida, me cambiaron las preguntas”

Hay cosas que uno sabe como por ciencia insuflada, inyectada o infusionada en sus jugos cerebrales, allá por la región donde reside la intuición, al borde del conocimiento subliminal y el subconsciente. No importa si tal conocimiento tiene una correspondencia con la realidad o si no la tiene, simplemente “sabemos que” y lo sabemos con tal intensidad, que no podemos considerar el estar equivocados. Nosotros sabíamos que había una TSE, por entonces aún no tan familiar y conocida como “la tarjeta europea esa” o apelativos semejantes; así que nos preparamos para obtenerla, que no debía ser difícil.

Un buen día iba MiTH a la pelu a volverse persona; mientras Kiraya iba a soportar gritos y violentas reacciones de su profesor de autoescuela… Kiraya terminó su sesión de terapia de descarga (que ejerce, lejos de por módicos precios, más bien pagando y con creces) para el petardo de su profe, cuando MiTH aún estaba esperando su turno en la barbería.

Como había taaaaaantos jaleos intuidos por hacer, decidí aprovechar el tiempo yendo al CAISS (Centro de Atención e Información de la Seguridad Social) de San Pedro de Mezonzo. Esparaba encontrarme con la cola habitual, que suele salirse del centro en días claros y frescos mientras que, en los días lluviosos, tiende a contraerse sobremanera saturando la entrada. A diferencia de otras ocasiones, se daba una rareza que duró muy poco, pero que me vino de perlas: el mostrador de información se hallaba despejado del lado de los que andan perdidos, y ocupado por una persona ociosa en el lado de los que aprobaron la oposición pertinente y consiguieron plaza.

¡Oh, milagro! -pensé- ¡Ahora o nunca!

Y allá fuimos yo y mis desgracias, con ingenua despreocupación y colmadas de la tranquilidad de quien da por hecho, de la decisión de quien sabe lo que hace, de las mentiras infiltradas entre los mortales… Como la del derecho a recibir asistencia sanitaria, que yo daba por hecho, completamente ignorante de una realidad que estaba a punto de encontrarme.

– … Pero tú no puedes llevarte la tarjeta

– ¿Cómo?

Empezaba a formarse la cola de impacientes.

– No vas a poder hacerte la tarjeta

– ¿Por qué?

– Porque no estás trabajando

– ¿Eh?

Los impacientes de primera línea resoplan y miran a los lados. Están llegando más y más impacientes.

– ¿Estás trabajando?

– No

– ¿Estás cobrando el paro o algún otro subsidio?

– No

– ¿Recibes una pensión del Estado?

– No

– Entonces no tienes derecho a asistencia sanitaria

– ¿Quééé?

Resoplidos, pesos de cuerpo volcados alternativamente sobre uno y otro pie. Más impacientes.

– Que no tienes asistencia sanitaria aquí, en España, por eso no puedes hacer la tarjeta europea.

Asombroso, pero cierto: no tengo asistencia sanitaria. Así, sin más, sin previo aviso. Sensación de caída y estampamiento cual calcomanía. Esa misma sensación que se genera siempre que una realidad encubierta aflora sin dejar un solo intersticio donde habite la duda y destruyendo la rotundidad de la mentira social por la que siempre había sido sustituida. Al cabo de tres meses desde el último… ¿cómo llamarlo? ¿intercambio de sudor-dinero con el Estado? pierdes el derecho de asistencia sanitaria, asumo que si nunca has tenido nada del Estado, también careces del dicho derecho.

Como nada podía hacer al respecto, cambio de tercio y pregunto por MiTH, que sí tenía derecho de ser asistido ya que estaba recibiendo “el paro”. Entonces me entero de que la TSE (Tarjeta Sanitaria Europea) famosa tiene una validez de tan solo 15 días en el caso de estar cobrando el paro. ¿Por qué? Pues no lo sé, pero tengo la sospecha de que al complicarle las cosas al ciudadano, los complicadores responsables reciben algún tipo de comisión. Una vez que uno sabe que la TSE se hace para estancias cortas en el extranjero, no tarda nada en descubrir el certificado provisional sustitutorio de la TSE. Un papelito que tiene que sobrevivir más tiempo, y que por eso se hace en formato papel, más delicado que una tarjeta… en fin.

Esto ocurrió en 2009, antes de la famosa Reforma Sanitaria que nos abruma actualmente.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Geography Blog

Un blog más

Hablando solo

¿y tu que haces por aqui?

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

Incontinencia Verbal

Just another WordPress.com weblog

historias para no dormir

Just another Wordpress.com weblog

Respuestas Habituales

Sólo otro sitio WordPress.com

MiDimension

Un blog más

Xataka Ciencia

Un blog más

Calle Melancolía

Un blog más

Un blog más

UNA DE RIZOS...

Un blog más

M&M&M's Trip

Las aventuras de tres españolitos en UK

A %d blogueros les gusta esto: