Kiraya´s

Un blog más

Enero 2013 – parte II “Relevancia del juanete para trámites burocráticos” o “El reto de hacer dos copias”


Comentaba en la entrada anterior de cómo me vino el enero este.

Decía que me cortaron la conexión a internet con una Ayudantía Comenius in progress, una biblioteca abducida y un curso online muy dependiente de la onlineidad.

No obstante, fui salvando obstáculos porque soy una campeona -y aunque no lo parezca, sí tengo abuelay abuelo-.

De entre las cosas que quedaban pendientes, estaban un par de certificaciones académicas que requerían ser copiadas para enviar junto con la solicitud de beca. Como el OAPEE no siente ningún tipo de respeto por el medio ambiente ni por la población, piden copias compulsadas de tus títulos, y copias impresas de documentos que fabricas en pdf, en mi caso un pdf de 16 páginas y que encima podría firmar electrónicamente si el Gobierno no estuviese habitado por mendrugos. Como no tienen ese respeto del que hablo, no les vale tampoco una sola copia que ya ellos recopiarían las veces que haga falta. No, son dos copias, una para aquí y otra para allá. Y suerte que no se implican terceras partes.

Así que me voy yo con mis certificaciones a hacer fotocopias en el único sitio que sé que tienen maquinita. No, aquí no hay copisterías de esas que tenéis en España. Supongo que no es un buen negocio en un país donde se evita copiar lo innecesario y donde la propia administración se encarga de hacer las fotocopias que precisa. Si te pide un papelito, le llevas el original y ellos hacen la copia. El resultado es que no se les ocurre pedirte veinte millones de papelitos, que ya suponen unos costes. En España da igual, te piden fotocopias hasta de las plantas de los pies, no vaya a ser que se pierdan algún juanete y luego nadie pueda relacionar tu gasto en zapatos con la declaración de la renta. En fin, creo que es bien conocida la relevancia del juanete para cualquier trámite burocrático.

Por si hay alguna duda, aclaro que mi inglés es suficiente para indicar que dos copias de las dos hojas por las dos caras. Parece sencillo resolver que el número clave es 2 (dos), pero resulta que no es tan sencillo:

Primero, me dicen que me busque la vida con aquella máquina que no he utilizado en mi vida y que no tiene instrucciones a la vista. Me curo en salud y digo “Ay, es que yo no sé usar estas cosas” (solo me faltaba que se escacharrase la máquina justo cuando yo operaba. Me niego).

Me mandan al experto en fotocopias. Ja.

– Una y una, entonces. + No, dos y dos, por los dos lados. – Sí, ya, una por alante y por atrás, dos.

Bueno, sumar parece que saben.

+ No -insisto-, dos, por alante y por atrás. – Sí, sí. Una y dos. Por los dos lados.

Intento entender qué es lo que le está costando entender del hecho de que quiero dos copias de cada hoja, pero no lo veo.

+ No, lo que quiero son DOS copias de esta por los dos lados; y de esta otra, también DOS copias, y por los dos lados. – Sí, sí

Veremos… Porque el “sí, sí” ese no me está inspirando ninguna confianza.

Primera hoja -porque sí, vamos de una en una-. Me hace una copia sola, por alante y por atrás, y en papeles individuales. El asunto no se ve como muy profesional.

No pasa nada, de ese certificado tenía una copia extra en casa.

+ Vale, -le digo- pero esta otra la quiero DOS veces por aquí, y DOS veces por allí. DOS. Cuatro hojas en total. -No, una y una, que son dos.

Primero: ¿qué? ¿cómo que “no”? ¿me dices que no quiero lo que te estoy diciendo que quiero? Y segundo, que no, que no quiero una copia de las dos páginas, quiero dos copias de las dos páginas, ¿por qué es tan complicado?

Y ya puestos, por dios, lávese las manos antes de toquetear mis certificados, que son caros, coño.

+ Bueno, vale -resuelvo pacientemente-, pues una y una; y una y una otra vez. -Ah, ¿quieres dos copias?

¡No, hombre! Lo vengo diciendo desde el principio porque el número me hace chiste, ¿sabe usted?

+ Sí, por favor.

Pues menos mal que no tenía que sacar 100, quién vería al tipo pulsando el botón las 100 veces, por un lado, y otras 100 veces por el otro. Sí, pulsaba “start” de cada vez. Los numeritos del teclado debe ser que resultan decorativos… Igual lo que pasa es que no funcionan, no sé, pero desastroso. Y encima, las manos sucias, toqueteando los originales sin cuidado, engurruñando y ensuciando con alegría, como si fuera fácil conseguir certificaciones académicas personales, con diligencia incluida, desde aquí… Las copias mal hechas, todas torcidas y un trozo cortado; y encima se le olvida devolverme uno de los originales. Sin problema, me di cuenta en cuanto fui a pagar -sí, sí, pagué y todo-, y ya fui por mí misma a recogerlo.

Andar con prisas es una mierda, te hacen las fotocopias fatal, y no tienes tiempo ni para quejarte. Mal.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Geography Blog

Un blog más

Hablando solo

¿y tu que haces por aqui?

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

Incontinencia Verbal

Just another WordPress.com weblog

historias para no dormir

Just another Wordpress.com weblog

Respuestas Habituales

Sólo otro sitio WordPress.com

MiDimension

Un blog más

Xataka Ciencia

Un blog más

Calle Melancolía

Un blog más

Un blog más

UNA DE RIZOS...

Un blog más

M&M&M's Trip

Las aventuras de tres españolitos en UK

A %d blogueros les gusta esto: