Kiraya´s

Un blog más

Archivar en la categoría “Cosas de mi casa”

Una puerta se abre. Otra se cierra.


Salgo con mi ramo de flores, el calor de los abrazos, la emoción de los “we´ll miss you so much“, las postales llenas de cariño, agradecimiento y enhorabuenas; con mis £30 en tarjetas regalo, unas lágrimas secándose antes de caer, y el corazón encogido. Encogido porque dejo un voluntariado que me satisfacía enormemente. Encogido porque un full-time permanent en la fábrica es la renuncia a todo el esfuerzo académico de mi vida, ¿pero qué otra cosa hacer si cualquier licenciado, cualificado para enseñar en secundaria, con varios idiomas, certificados de profesionalidad, premiado por su dedicación como voluntario… solo sirve para limpiar váteres o para peón de fábrica? Me pregunto para qué sirven entonces todos los que no tuvieron opción, o no quisieron estudiar siquiera. Si ya no son ellos los peones, los camareros,  los limpiadores y todo este estrato laboral, ¿qué les queda? Leer más…

Anuncios

Octubre 2012 – Carta a mi sobrina: el Otoño en Berlín


A Berlín llegamos ya de noche y no empezamos a verlo hasta el día siguiente.

Y más tarde al día siguiente, empezaba yo a describir:

Hoy fuimos al parquecito de al lado de casa. Parquecito. Naturaleza pura en pleno Berlín. Fascinante despliegue de color que un joven otoño ofrece. Quisiera volver al cabo de un mes y poder experimentar el pleno juego de dorados, rojos y naranjas que llenará el parque para entonces. Pero aprecio con agrado lo que se me ofrece en el momento. Tardes verde-amarillas, árboles divididos entre la salida del estío y la entrada del helor, denotando puntos cardinales con su coloración. Lechos de hojas doradas que ocultan la blandura de un césped aún verde. Leer más…

Incidencias de viajeros


Viajar. Vivir en UK lo facilita, y la masiva emigración de España también, ya que todo el mundo tiene a alguien en algún otro lugar, y como todos padecemos de los mismos males, se establece un lazo particular que nos abre las puertas de los unos a los otros y nos hace compartir un trocito de suelo casi sin más.

Así que, hasta este año, veníamos haciendo un par de visitas anuales a España y otra a otro país. La primera fue a Ámsterdam, donde nos acogió Dani, en su piso compartido con Kasia y Heidi. Al año siguiente nos dejamos caer por París, con Antonio y Elsa, anfitriones excelentes, que hasta nos dejaron su propia cama y se acomodaron ellos en el sofá.

El año pasado, y nuestro último año de vivienda compartida, aterrizamos en Berlín.

Nuestra salida está programada para el 17 de Octubre, un día de inquietudes: partimos con un crash desgraciado y un Kindle menos. Una vez en la estación, la desesperación in crescendo, porque nuestro tren aún no ha llegado y ya es la hora. En el aeropuerto, apurados, un cartel de “por favor, maletas no” se interpone entre nosotros y el siguiente piso, donde se encuentran las puertas de embarque… Visto el ejemplo de alguien más, y como buenos borregos, hacemos caso omiso del cartel, y nos subimos a las escaleras arrastrando las maletas. Cuando termino de decir “¿por qué no quieren maletas?” las escaleras mecánicas responden clavándose en el sitio, justo cuando mi maleta las pisa. “A lo mejor lo que no quieren es esto”, responde MiTH. Si me lo hubieran dicho más claramente, me habría cargado la maleta en la mano y habría evitado el golpe cuando salta del piso a la escalera… y las miradas de todo el mundo, y la señorita del aeropuerto corriendo hacia nosotros para solucionarlo.

¿Alguna vez te has preguntado quién es el primero en ponerse de pie en la cola junto a la puerta de embarque?

En esta ocasión, somos nosotros. En cuanto decidimos que ya es hora de ponerse en marcha, nos levantamos de nuestros asientos y parece que con esto provocamos una reacción masiva, el resto de la gente también se levanta y se incorpora a la cola. Pero al rato estamos todos sentados otra vez, han anunciado un retraso de al menos 20 minutos. Dicen que estamos esperando por la tripulación, y yo me imagino un piloto borracho al que hay que reanimar. MiTH propone un piloto en un atasco.

Al fin llega nuestro avión, y embarcamos. El primer hueco de dos asientos que encuentro es ideal, justo el lado de la ventana está libre y voy a por él sin dudarlo. Al poco se nos acerca una azafata, que si todos hablamos inglés, pregunta. Sí. Nos informa de que estamos sentados junto a la salida de emergencia. Unas rápidas instrucciones básicas y ofrece una última oportunidad de cambio “¿aún queréis seguir sentados aquí?”. No hay problema, en caso de emergencia me toca abrir la puerta… y ser la primera en salir, así que, yo encantada.

Llegamos a nuestro destino, timbramos. Y timbramos. Y timbramos más. Y dejamos de timbrar. Y llamamos por teléfono. Y volvimos a llamar. Y… De noche, en lugar desconocido, idioma extraño. Los recién-padres se habían quedado dormidos y no se enteraron de nada, hasta que conseguimos despertarlos.

Entonces empezaron las vacaciones.

De aquello que preguntaba al Ministerio de Empleo y parecía que nunca iba a tener respuesta


Estos días vienen siendo poco propicios para escribir. No es que esté ocurriendo nada especial, a parte de los que se casan y no comparten material gráfico, a parte de los que celebran sus bodas de plata, y a parte de los que aún tienen que recibir un poquito de “gracias por existir”. A parte de meterme en celebraciones varias, mi tiempo lo consumen los voluntariados -como de costumbre-, y como novedad, los cursos de Evolución Molecular Computacional, Muerte Celular Programada y casos de bioestadística.

Así que no he dicho nada, pero… me han respondido. Al fin. Dos veces. Bueno, una vez a mí, y otra a una tipa cuya cuenta de correo es exactamente igual a la mía, su nombre también coincide, y hasta uno de sus apellidos. El otro no. El otro es un apellido que ni siquiera está en mi familia próxima. No está en mis primos directos, ni en mis abuelos, ni en mis tíos.

Pues nos han respondido a las dos.

El Ministerio se ha tomado la molestia, por fin, de respondernos. No sabemos a cuál de todos los contactos, porque no lo especifican, refieren a una consulta y no se sabe cuál.

*nota: consultar al Ministerio de Empleo y Seguridad Social una sola cosa por vez y tener cuidado de que el Universo decelere lo suficiente para que la respuesta llegue antes de que tengas que formular una nueva pregunta, que luego vienen las confusiones*

El 29 de Julio recibo la primera respuesta, dirigida a mí, del Subdirector General de Relaciones Institucionales y Asistencia Jurídica.

En esta, primero se disculpan por las molestias, lo que me parece adecuado.

Me recuerdan que el Ministerio este está para prestar al ciudadano un buen servicio y una atención de calidad.

Entonces me informan, dicen, que la consulta que envié, no llegó a destino

  • ¿Mintieron desde el servicio de atención web cuando dijeron que remitirían mi consulta a quien correspondía?
  • ¿Los responsables son tan desorganizados?

Y me explican que tal vez mi consulta fue “transferida a través del buzón de consultas y sugerencias desde otra uniad a esa Subdirección General y, dado que ese buzón tiene un elevadísimo número de peticiones, no se haya podido contestar”

  • ¿El buen servicio y la atención de calidad de esta Subdirección General dependen de la suerte que el ciudadano tenga?
  • ¿Hace falta más personal en esa Subdirección General para poder dar ese servicio y atención de los que hablan?
  • ¿El personal es sencillamente ineficiente por su naturaleza?
  • ¿Por qué nadie ha tenido la idea de activar algún tipo de respuesta automática para que sepamos que nuestra solicitud de información se está tramitando? Obviamente, esto implica que el servicio no es tan bueno -la calidad de la atención está por ver-.

Y entonces me facilitan la información que les pedía a esas alturas: una vía de contacto con quien corresponda.

Es curiosa la forma de decirme esto porque proponen, y usan la palabra “sugiero“, que haga lo que yo misma les decía que quería hacer.

Si ponemos esto en modo conversación, sería tal que así:

– Bueno, ya lo que quiero es dirigirme directamente a ellos para realizar la consulta, sin mediadores.

– Si te parece… sugiero que les consultes directamente a ellos.

¿Y qué se supone que es lo que acabo de decir?

Pero bueno, está bien que te confirmen que es viable, y te faciliten datos de contacto (que es lo que yo les pedía).

——————————————————————————————————————-

La segunda respuesta llega el 16 de Agosto, dirigida a otra persona que no soy yo, y viene del Subdirector General Adjunto de Relaciones Institucionales y Asistencia Jurídica.

En esta ocasión el asunto parece más enriquecedor… o menos, según se mire.

Si están respondiendo a mi consulta en la que pedía vías para contactar directamente con quien puede responder a mi pregunta, entonces es un fracaso rotundo, porque no obtengo datos algunos. Pero, oiga, puede que conste que ya se me ha enviado esa información previamente.

En cambio, si están tratando de resolver mis “problemas”, es un éxito –aunque se los estén resolviendo a una medio tocaya mía que usa mi cuenta de correo, y no a mí-.

En resumen y como conclusión, la respuesta a mi consulta es “es que… es que… verás… aún no lo hemos inventado, pero lo hacemos público para que Europa piense que sí hacemos los deberes”

Pues, señores, siéntense con cuidado porque yo ya les he metido un europalo por el culo: contacté con Europa mientras España me ignoraba… [Y encima no me da pena]

¿…quizá por eso al fin me respondieron?

Entradas relacionadas:

https://kirayas.wordpress.com/2013/05/24/y-volvemos-al-papeleo-yuju/

https://kirayas.wordpress.com/2013/07/02/como-se-activa-la-consulta-telepatica-funciona-desde-el-extranjero-gracias/

¿Cómo se activa la consulta telepática? ¿Funciona desde el extranjero? Gracias


Como comento en la edición respecto a mi intento de conseguir un papelito más para empapelar las paredes de la habitación de títulos y certificados laboralmente inútiles, no recibí noticias algunas de la Subdirección General de Políticas Activas de Empleo. Así que me fui a la web del ministerio correspondiente, el de trabajo (y no, no son mayúsculos, son una mierda y no responden a las necesidades ciudadanas, deberíamos tener las mayúsculas, las minúsculas y las desacreditativas). Leer más…

¿Caso de xenofobia?


Dejé pasar demasiado tiempo y el recuerdo ya no está fresco, así que tendremos que minimizar la literalidad, que ha caducado.

Cuando comenzamos nuestro viaje de exploración inmobiliaria, hace unos meses, hubo un momento en que aprovechamos una visita a Eastbourne para personarnos en las inmobiliarias y ver qué nos ofrecían. Era sábado, sin duda, es el día que MiTH podía hacer tal cosa. Leer más…

Se murió


No siento pesar al anunciar que El Viejo, de acuerdo con lo esperado y en contra de los dichos populares, se murió.
Dije en más de una ocasión que esperaría a que nos fuésemos para morirse. Así fue. Ni siquiera esperó a terminar el mes para cumplir un año más de su vida. Se cayó, y ya no se levantó.
En cuanto a contradecir los dichos populares, me refiero a ese de que “mala hierba nunca muere”. Sí muere. Y ni siquiera hay que aplicar herbicidas. Nada se libra de la entropía, hasta la mala hierba sufre los efectos entrópicos hasta regresar al suelo y cerrar el ciclo.

Y volvemos al papeleo, ¡yuju!


27.05.2013 – Gratamente sorprendida, edito para decir que ambas partes han respondido y de manera adecuada. Los unos se remiten a Europass para corregir el asunto; los otros reenvían mi pregunta al sitio pertinente, la Subdirección General de Políticas Activas de Empleo, desde donde, dicen, me contactarán para darme respuesta.

27.06.2013 – Sin noticias de SGPAE (Subdirección General de Políticas Activas de Empleo). Procedo a decirles que me están respondiendo al emilio incorrecto (paso previo a suponer que no me han respondido o que los otros me mintieron bellacamente)

19.08.2013 – Recibidas dos repuestas, ver: https://kirayas.wordpress.com/2013/08/19/de-aquello-que-preguntaba-al-ministerio-de-empleo-y-parecia-que-nunca-iba-a-tener-respuesta/

¿Cómo se puede ser tan inútil? Leer más…

Que me devuelvan mis dineros o que me digan a quién y cómo tengo que reclamárselos.


A la figura que se llama “Defensor del Pueblo”, le escribía yo:

Los residentes en el extranjero no perdemos nuestro derecho a votar en España, pero se ve ligeramente modificado, debido a la negligencia gubernamental en el uso y aprovechamiento de las nuevas tecnologías, o bien, debido a su negligencia a la hora de pactar con otros países.
Dado que el gobierno es negligente, no tenemos la opción de voto online, y debemos hacerlo por correo. Como la negligencia del gobierno va más allá, tampoco existen acuerdos con los distintos países -ni siquiera con los de la UE- para facilitarnos correo certificado prepago. Leer más…

¿Acabo de revolucionar el mundo de los lettings?


Creo que he provocado una revolución en el mercado del alquiler de pisos. Leer más…

Navegador de artículos

Geography Blog

Un blog más

Hablando solo

¿y tu que haces por aqui?

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

Incontinencia Verbal

Just another WordPress.com weblog

historias para no dormir

Just another Wordpress.com weblog

Respuestas Habituales

Sólo otro sitio WordPress.com

MiDimension

Un blog más

Xataka Ciencia

Un blog más

Calle Melancolía

Un blog más

Un blog más

UNA DE RIZOS...

Un blog más

M&M&M's Trip

Las aventuras de tres españolitos en UK