Kiraya´s

Un blog más

Archivar en la categoría “Mis series”

Enero 2013 – parte III “No se puede juzgar a alguien por un rato de burocracia compartida”


Anteriormente nos quedamos sin saber qué se hace cuando el sábado a última hora acudes a la biblioteca a “arreglar” tus papeles, y te encuentras con que le debes unas correcciones a tu tutora de Business and Administration… para el día siguiente. Leer más…

Anuncios

Enero 2013 – parte II “Relevancia del juanete para trámites burocráticos” o “El reto de hacer dos copias”


Comentaba en la entrada anterior de cómo me vino el enero este.

Decía que me cortaron la conexión a internet con una Ayudantía Comenius in progress, una biblioteca abducida y un curso online muy dependiente de la onlineidad.

No obstante, fui salvando obstáculos porque soy una campeona -y aunque no lo parezca, sí tengo abuelay abuelo-. Leer más…

Enero 2013 – parte I “Deberíamos ser menos escépticos y más creyentes”


Decía en entradas anteriores que 2012 se fue con buen rollito, con presagios de un 2013 esplendoroso y fructífero. Sea así o no, es lo que necesitamos pensar para seguir adelante. Leer más…

¡¡Nos vamos!! La Odisea III. Aquí no es


LA ODISEA III – Aquí no es

Cada vez más lejos de la semana infernal, se hace difícil recordar los detalles, y todos los paseos que supusieron llegar a una meta, parecen ahora virutas de vallas de madera podridas que uno saltaba de niño para ir donde el vecino. Leer más…

¡¡Nos vamos!! La Odisea II


NOTA: En el bloque de categorías del blog se encuentra una llamada “¡¡Nos vamos!!” desde donde se pueden localizar todas las entradas que componen esta historia.

LA ODISEA. PARTE II

“Justo cuando encontré las respuestas a la vida, me cambiaron las preguntas” Leer más…

¡¡Nos vamos!! La Odisea I


LA ODISEA I. Familia de formularios E-303

Internet es un gran invento, uno puede encontrar ahí toda la información que necesita… y también toda la que no necesita y unas cuantas altas dosis de desinformación. Esto es terrible, pero tendemos a asustarnos más de un coco de cuya existencia no tenemos constancia, o del hombre del saco al que nunca hemos llegado a sufrir.

Diría que todo comenzó la semana pasada, pero sin poner la mano en el fuego porque lo del paso del tiempo, ya no sé muy bien cómo va. Hay días eternos, noches eternas, horas eternas, segundos más eternos… y todos los mismos, también los hay efímeros… con tanto ir y venir, yo ya ni tengo referencias ni percepciones de tiempo.

Nuestra actividad recopiladora de información no fue inútil hasta que topamos con el CAISS (Centro de Atención e Información de la Seguridad Social) de San Pedro de Mezonzo, pero esto ya forma parte de “La Odisea. Suicídese quien aún pueda”. Leer más…

¡¡Nos vamos!! Preliminar a La Odisea


Contexto:

Al terminar el curso, MiTH (@mithito), que vive del paro que le queda, se muda a A Coruña sin haber consultado acerca de mudarse, y encima a distinta Comunidad Autónoma, cuando se está cobrando el paro. Nos alojamos en un pueblo llamado Arteixo, con un buen amigo, @Celebdel. Para más detalles ver Introducción.

TANTEANDO EL TERRENO. PRELIMINAR A LA ODISEA

Lo más difícil de preparar un viaje, es conseguir que los viajantes empiecen a organizarse –esto en primer término, luego… los dioses y sus caprichos se harán notar–. En nuestro caso, un buen comienzo era averiguar qué se hacía con la prestación por desempleo que MiTH estaba cobrando… pero a este ya le costaba bastante solamente pensar en tener que ir a sellar a no se sabía dónde, teniendo el convencimiento de que habría de ser en Zamora. Pues bien, podríamos decir que todo comenzó cuando tirándole de las orejas, me lo llevé al “no sé qué de juventud” de Arteixo, donde ya había podido comprobar que había una sala para asuntos del INEM, una máquina para sellar (que no había usado porque yo lo hice por internet) y al menos dos muchachas muy dispuestas a trabajar.

MiTH, convencido de que la Administración era incapaz de dar buena cuenta de las nuevas tecnologías para hacernos a todos la vida más fácil, no daba crédito, pero hallóse allí arrastrado por las orejas tratando de sellar vía maquinita… y no funcionó. Pero cuando ya parecía que iba a ser imposible “pasar revista” si no era presentándose en la oficina de Zamora, una de las muchachas a las que pagamos por trabajar (y no por solamente ocupar un puesto de trabajo, como al parecer ocurre con Conchita y su séquito del CAISS de San Pedro de Mezonzo) hizo uso de ese aparato tan raro que sirve, entre otras cosas, para no marear tanto al contribuyente, que tradicionalmente suena “ring” y que no es para llamar a puerta alguna: el teléfono. Y entonces se solucionó el problema, lo que nos hizo muy felices porque pensábamos, al menos los que sabíamos qué significa lo que sigue, que nos habíamos librado de ir al INEM de Orillamar: el maxiINEM, si fuera un super.

Bien. Ya tenemos actualizada la tarjeta del paro, seguiremos cobrando como hasta ahora… bueno, un poco menos, que ya toca la reducción.

¿A qué se debe la reducción?, ¿a que cuanto menos tienes, menos necesitas?, a lo mejor es que una vez demostrado que te las apañas con menos que cuando trabajabas y disponiendo de más rato para el ocio, tenemos que comprobar hasta qué punto eres capaz de ingeniártelas para sobrevivir. Por ello vamos reduciendo la pensión, exprimiendo poco a poco para concretar más la agonía y poder estudiarla en detalle…

Tras esto, llega un período de calma en que no hay ningún avance en nuestra aventura papelística. Pero no es como tomarse un respiro, pues ser consciente de que queda mucho por hacer imposibilita -o al menos dificulta- los respiros.

¡¡Nos vamos!!. Introducción


¡¡Nos vamos!! es el título de una saga vivencial. La mía propia. La aventura de planificar una emigración cuando procedes de una familia humilde que no puede facilitarte el camino.

El proceso fue previamente redactado para mantener al día a la familia. Lo recogeré tal cual o no, tal vez haga algún retoque.

Durante todo el proceso experimentamos la sensación cotidiana -demasiado a mi parecer- de pérdida de tiempo, de estar perdido, de que te toman el pelo, de caos, de decepción… que puedo resumir con una reflexión que ya hice entonces:

¿Por qué la burocracia es tan amiga de hacernos sentir asfixiados? Con esa asfixia tipo asmático acompañada por el estertor de las impresoras, la tos de los cajones archivadores que se abren y se cierran, la fiebre de las cafeteras rezumando ardientes condensaciones… Con ese papeleo leeeento y agónico que jamás se extingue. Es como una brasa incandescente en un día de brisa suficiente: parece que se ha apagado y de pronto ya se ha ruborizado otra vez, sobreviviendo a cada instante y sin terminar nunca de apagarse, no del todo…

Leer más…

Navegador de artículos

Geography Blog

Un blog más

Hablando solo

¿y tu que haces por aqui?

Perdonen que no me levante

Diarreas mentales de un pendejo electrónico

Incontinencia Verbal

Just another WordPress.com weblog

historias para no dormir

Just another Wordpress.com weblog

Respuestas Habituales

Sólo otro sitio WordPress.com

MiDimension

Un blog más

Xataka Ciencia

Un blog más

Calle Melancolía

Un blog más

Un blog más

UNA DE RIZOS...

Un blog más

M&M&M's Trip

Las aventuras de tres españolitos en UK